“Aquí hace más frío que en el corazón de Dave Castro cuando explica los Games”

Es una frase que podrás oír a partir de estas fechas en muchos boxes. Y es normal, las construcciones suelen ser de tipo industrial y la calefacción es simplemente algo que no necesitamos. Lo que se demuestra a los pocos minutos de empezar nuestros ejercicios a tan alta intensidad que al parar… ¡parecemos Goku con todo el calor que desprendemos!

Este post va sobre el frío como has podido adivinar. Pero miraremos un poco más allá, ¿realmente es malo? ¿Qué hacer en esas condiciones para que nuestros entrenamientos se vean afectados lo menos posible? Frótate las manos, que esto empieza.

¿Es el frío tan malo como dice tu madre?

Imagen original de JD Hancock

Imagen original de JD Hancock

Pues al igual que un burpee tiene de malo el dolor y de bueno el estupendo ejercicio multi-muscular, el frío también tiene 2 caras.

Tu madre no se equivoca, si haces las cosas “a lo loco” el frío no te traerá nada bueno. Pero, esto no se lo digas a tu madre, entrenar con frío también puede tener sus aspectos positivos.

A nivel psicológico puede que nuestro cuerpo rinda un poco más al no aparecer la sofocación por calor tan pronto haciendo que respiremos mejor y todo vaya más engrasado haciendo que nos cansemos algo menos.

Imagen original de Chris Preen

Imagen original de Chris Preen

Algunas hormonas se activan más con el frío, como es el caso de la adiponectina, lo que puede hacer que mejoremos la quema de grasa y la absorción de glucosa.

El frío, o mejor dicho exposiciones cortas pero intensas al frío reforzarán nuestro sistema inmunológico.

Muchos estudios han probado que alarga la vida de las células, y eso nunca nos viene mal.

Sentimos menos dolor a través de la estimulación de la noradrenalina. Lo que no quiere decir que no lo padezcas. Escucha a tu cuerpo que siempre tendrá algo interesante que decir.

Si no es tu día, el frío puede hacer que te entren más ganas de entrenar pues mejora los síntomas de depresión leves. No hay nada que un WOD no cure 😉  O al menos ayuda.

Así que si alguien te dice que no va a entrenar porque hace frío ya sabes qué contestar.

Pese a todo lo positivo que acabamos de contar, entrenar en situaciones climatológicas más extremas conlleva un riesgo. Así que no salgas corriendo en shorts al box y lee un poco más.

Antes de entrenar.

Come bien: Esta es una máxima de nuestro deporte que podemos extrapolar a todo el año, pero en este caso tiene un componente especial. ¿Sabías que tu cuerpo utiliza ¾ partes de la energía que consumes en conservar y regular tu temperatura corporal? Si no hechas leña a la caldera…poco calor vas a generar. Esta es una de las razones de que nuestro cuerpo empiece a pedirnos comer algo más en esta época.

Aplica esta regla al pre y al post entreno.

Conserva el calor: Si vas al box y hace frío andar por allí como si fuera agosto quizás no sea la mejor idea. Y menos si el entrenamiento incluye salir fuera (carrera, trineos…)

Cuanto mejor lo conserves más energía destinará tu cuerpo al trabajo muscular y menos a hacer trabajar tu termostato interno. La cabeza es un punto muy importante en este aspecto, mantenla caliente ya que por ahí se escapa gran parte del calor que generamos. Otra excusa para comprarte algo de ropa para entrenar 😉 De nada.

Imagen original de Diegomdx

Imagen original de Diegomdx

Otras partes del cuerpo sobre las que centrar tu atención son las extremidades. Los piés más, pero ojo con las manos sobre todo al principio de los entrenamientos. Un frío considerable puede hacer que pierdas sensibilidad y por lo tanto no calcules bien el agarre de la kettle por ejemplo. Y además será más fácil que te duelan.

Aplica la lógica: Hace más frío, ergo debo calentar más. Es tan simple que casi no requiere explicación. En las épocas más frías del año el calentamiento se vuelve aún más importante, hay que poner a punto una máquina que o bien viene más fría de lo normal o bien se encuentra en un ambiente hostil que hará más difícil llegar a un estado óptimo para el entrenamiento. Y en este caso como en el punto anterior, no perder unos minutos calentando puede traernos una lesión que nos retire algunos días del box.

Ya estás calentito y empezamos a darle duro.

¡Vamos a entrenar!

Cuidado con los descansos,  más si como decíamos estáis en el exterior o hay grandes portones abiertos. Una mala corriente, o una diferencia muy brusca de temperatura pueden hacerte caer en un resfriado si tus defensas no están muy altas. Y ya no es solo el malestar que esto provoca sino que suele degenerar en una falta a los entrenamientos lo que genera una bajada considerable en el ritmo y por lo tanto en la mejora. Ya sabes que se tarda mucho en ganar y muy poco en perder. Igualmente si aceptas un consejo al respecto… Mejórate, del todo. Por 2 razones, una más egoísta si te mejoras del todo la recaída será mucho más complicada. Y otra más social, compartir tus experiencias con tus compañeros: Bien. Compartir tus virus: Mal.

¡Tiempo!

Imagen original de Marcus Hansson

Imagen original de Marcus Hansson

Te tiras al suelo, lo has dado todo…te mereces unos segundos de relax. ¿Ya? Ya. ¡Ponte en pie y anima al resto! Pero antes vístete, una sudadera o una simple toalla por encima te restará glamour pero te ahorrará un posible resfriado. Lo has hecho todo bien hasta ahora, no permitas que verte manar calor como una sauna te aleje de la verdad. Tu momento de máxima vulnerabilidad es este.

No me escuchas, o lees mejor dicho

Digamos que llegas tarde a este post. Y te has saltado alguno de esos pasos. No pasa nada. Agarra tu vaso mezclador que se avecina una receta:

Hazte un té verde en cantidad considerable para ese vasito chulo que tienes.

Imagen original de Brian Chow

Imagen original de Brian Chow

Añádele 1 cucharada sopera de miel, el zumo de medio limón, la otra mitad en rodajas y un puñado de hojas de menta.Elije si te gusta frío o caliente y a menearlo antes de tomártelo. ¡Salud! (Literal y metafóricamente)

Ahora te toca a ti. ¿Eres friolero? ¿Te gusta entrenar con frío? ¿Lo odias? ¿Qué ropa usas en estos días? ¿Algún remedio casero? Compartir es vivir amigo!

Imagen original Fedor Vilner vía flick. Modificada por ProAtleta.

Diego Plaza
Redactor Creativo, Crossfitter, Seriófilo, Legocreator... pero sobre todo curioso por naturaleza.