El WOD de tu vida

La vida es un WOD, uno muy especial, es el único WOD en el que o ganas o mueres (Win Or Die).

Entrar en el box significa salir de tu zona de confort. Como cuando por primera vez te separan de tu madre y dejas esa comodidad natural, ese halo protector que ha servido para darte lo justo para, con dificultades sobrevivir. Pero si lo que quieres es vivir tendrás que pedirte más a ti mismo, y lo más difícil deberás sacar las agallas para darlo.

Te empiezas a enfrentar a lo inhóspito, a lo inesperado. Prepárate bien porque a partir de ese momento eres tú contra el mundo. Contra tu mundo.

La familia, tus tutores y amigos son tus coachs

Por suerte la mayoría de nosotros tiene cerca a un equipo de coachs profesionales, que son nuestras familias. Una comunidad que nos forma y trata de prepararnos para lo que está por venir. Pero hemos de mantener una mente abierta y predispuesta. De nada nos valdrá la prepotencia o el creer que lo sabemos todo. El ego mejor fuera.

Tu educación son tus certificados

Durante nuestro aprendizaje intentamos obtener certificados que no solo nos  preparen ante ciertas situaciones sino que nos permitan realizarlas con la mayor eficiencia y eficacia. Nos educamos.

Tus errores son tus No-Reps

A lo largo de nuestra vida, o WOD, habrá miles de “No Reps”. Los errores sólo sirven si los analizamos, interiorizamos, estudiamos y buscamos la forma de repetirlos lo menos posible. No te enfades por cometerlos, es la única manera de aprender. Después de un “NoRep” la siguiente sale siempre mucho mejor.

Cuida tu alimentación y tu cuerpo, es el mismo para tu vida y tu WOD

Prepárate para este WOD, si quieres durar, si quieres darlo todo y no desfallecer, si no deseas que Pukie el payaso venga a por ti antes de tiempo cual ángel de la muerte, toma medidas. Aliméntate de una forma coherente, nadie dice que seas un asceta, solo que te cuides o no podrás dar de ti el 100% y si no das el 100% ¿a qué has venido a este WOD?

Cuídate por dentro todo el tiempo, tu cuerpo es solo tuyo, tú decides, pero recuerda: Solo tienes uno. Cuidarte no significa estresarte o comer solo lo que te aporte “combustible” para funcionar. En la vida como en el Crossfit hay que disfrutar, pero con cabeza.

Las etapas de tu vida pueden ser EMOM’s TABATA’s y AMRAP’s

Estate atento, porque la vida, este WOD,  está formado por otros o pensabas que iba a ser tan fácil.

Tenemos jornadas de trabajo más similares a un afterparty TABATA Style: Trabaja-descansa-trabaja-descansa… En los que no tienes tiempo ni para pensar, solo ejecutar. Pero sabes que no suele durar mucho, y que ni tu WOD ni tu entreno se basan en él.

También están los EMOM, este es para mí el más duro. Es el que aplico a mi cabeza, no lo trabajo físicamente pero es como un dogma. Mantente focalizado en vivir, en ser positivo y en disfrutar en cada momento durante cada minuto. Si caes aquí fallarás en todos los demás.

Luego están los AMRAP, has de lograr éxitos cada día (laborales, deportivos, estudiantiles, personales…) y lo más importante no bajar el listón. Tu tiempo, como el de todos es limitado, solo cuenta qué número escribirás al final en la pizarra.

Tú debes ser tu juez más duro

Durante tu vida, que es el WOD más oficial al que te puedas enfrentar, solo estás tú como juez y has de ser duro, estricto y  escrupuloso en los detalles como si tu honor estuviera en juego. Y es que ¿qué es el Crossfit, perdón digo la vida, sin honor? Cuando tratas de engañar a otros o peor a ti mismo nadie gana. Mentirte es la trampa más estúpida que puedes hacer. Recuerda que tú serás lo que dejes tras de ti. ¿Cómo querrías ser recordado? Sé justo contigo mismo, te lo debes.

Interactúa con tu mundo. Vive en comunidad

Colabora con tu comunidad. Esta es la mejor forma en la que nos podemos desarrollar, devolviendo a los demás un poco de lo que ellos te ofrecen y aportan a ti. Trata de aprender para luego poder educar. Nadie te pide que seas el eterno pupilo ni el maestro más capaz. Solo que a lo largo de tu vida demuestres interés en lo que te rodea. Te recuerdo que el crono no cesará su cuenta aunque tú te pares.

Disfruta de tu vida o “la importancia del Rest-Day”

Pero igualmente aprende a parar. A descansar.  A tomarte el WOD como lo que es, un momento de disfrute. En el que hay dolor, fatiga, momentos en los que deseas abandonar… pero también hay otros en los que te ves fuerte, muy fuerte, enorme. Momentos en los que nadie podría pararte, en los que tu mente y tu cuerpo sois una máquina tan bien engrasada en la que cada fibra y cada pensamiento tienen una sola meta, darlo todo. Ser el mejor. Hacerlo lo mejor posible. Sin rendirte, sin desfallecer. Pero para poder alcanzar momentos así son necesarios momentos en los que coger aire, en los que planificar la estrategia y en los que decidir cuánto peso seremos capaces realmente de mover.

Escala tu vida no siempre el Rx es la solución

Los pesos que levantamos en el Wod de la vida son muy variados y deberemos ser conscientes de que dependiendo del momento o ejercicio habrá que tener una kettle de 16kg pero porque luego moveremos una barra cargada con 180. Conoce tus guerras. Y aprende a lucharlas. Y recuerda que solo perderás aquella en que no pelees.

Todo llega a su fin…-¡Tiempo!

Y llegará el día o momento en que grites: ¡Tiempo! Y para entonces tu crono se habrá detenido y todo lo que no hayas hecho se perderá, simplemente se te escapará entre los dedos. Todo el esfuerzo que no hayas puesto de tu parte. Todo lo que no hayas dado de ti. Cada momento, cada aliento que no hayas vivido desaparecerá y no contará. Además en la vida, el WOD es tan duro que tu tiempo lo escribirá otro pero sobre fría piedra. Y solo ahí habrá terminado realmente el WOD.

Esperemos que cumpliendo todo lo anterior llegues a algún sitio en el que alguien se te acerque alguien conocido y con una sonrisa te diga: -Choca esos cinco, buen trabajo.

Imagen original Runar Eilertsen vía Flickr, modificada por ProAtleta Nutrición ®.

Diego Plaza
Redactor Creativo, Crossfitter, Seriófilo, Legocreator... pero sobre todo curioso por naturaleza.