Todo el mundo recuerda a Popeye, el famoso marinero que se tomaba un bote de espinacas y de repente se volvía la versión mejorada de Rich Froning. Pues vamos a usarlo como modelo para tratar el tema de hoy.

Las espinacas serán los miles de suplementos que hay en el mercado y que nos prometen volvernos aun más fuertes que Popeye.

¿Para qué tomo espinacas?

Ya hablamos de este tema en nuestro artículo ¿Cómo sé si un suplemento funciona? pero lo vamos a resumir en una sola línea:

Un deportista toma “espinacas” (ayudas ergogénicas) para mejorar su rendimiento deportivo.

¡Perfecto! Entonces surge otra pregunta: ¿cómo sé que tipo de espinaca funciona?

Las espinacas provienen de estudios, es decir, está demostrado científicamente que algunos tipos de espinacas, en la dosis adecuada, sí mejoran tu rendimiento deportivo.

¡Ya tengo mis respuestas! Para elegir un suplemento debo fijarme en que, tanto sus ingredientes como sus dosis, estén demostradas científicamente.

Pero hoy nos vamos a centrar en un aspecto muy importante: ¿quien controla la calidad y efectos de las espinacas que nos venden?

La ley

Vamos a hablar un poco de leyes (pero sólo un poco) para ver quien se encarga de comprobar que las espinacas que comemos son de la máxima calidad y nos van a volver fuertes como a Popeye.

USA

La gran mayoría de las empresas de suplementos deportivos son de USA. Veamos que dice la FDA (U.S. Food and Drug Administration), la agencia gubernamental norteamericana encargada de legislar los suplementos:

“…los fabricantes de suplementos dietéticos no están obligados a obtener la aprobación de la FDA antes de producir o vender suplementos dietéticos. “

 

“…una empresa no tiene que proporcionar la FDA evidencias que fundamenten la seguridad o efectividad antes o después de que comercializa sus productos”

texto completo aquí

Esto quieres decir que una empresa que quiera vender un suplemento (siempre que no tenga ningún ingrediente totalmente nuevo), puede hacerlo de manera legal sin demostrar que su producto es seguro ni efectivo.

La ley de USA prácticamente nos dice que confiemos en las marcas de suplementos ya que nadie va a controlar que lo que vendan realmente funciona.

¿De verdad es tan sencillo vendernos acelgas diciendo que son espinacas?

Europa

En Europa pasa algo muy curioso. Si bien la normativa europea (ver aquí) especifica controles de cantidad, calidad, ingredientes a utilizar, normas de etiquetado, criterio de los análisis de composición obligatorios de los fabricantes… Resulta que existe el llamado “reconocimiento mutuo”.

Esto del reconocimiento mutuo sencillamente quiere decir que si un suplemento está legalizado correctamente en algún país miembro de la UE, automáticamente se puede vender en toda UE.

Pero entonces ¿no hay los mismos criterios en toda Europa? Pues claro que NO.

Sin ir más lejos Reino Unido tiene una legislación mucho más permisiva y se opuso a cumplir la directiva europea (ver artículo aquí).

¿En qué me afecta a mi todo esto?

Un suplemento fabricado en USA (o en otro país con una legislación muy permisiva), sólo tiene que legalizarse en cualquier país de la UE para poder venderse en España.

Por tanto, sé muy cuidadoso con el origen de las espinacas que compras. La reputación y buenas prácticas de una marca son mucho más importantes de lo que piensas.

Buen sabor y buena disolución

¿Cómo puedo hacer que un vaso de leche sepa a chocolate? Sin hablar de marcas, a todos se nos ocurre una forma muy fácil de hacerlo.

Traslademos esto a un suplemento: ¿Cómo hacer que algo que sabe amargo tenga un gran sabor a fresa, vainilla, chocolate, limón, …? Pues la respuesta es muy parecida: utilizando ingredientes artificiales que sirven para camuflar el sabor original.

¿Esto es malo?¿Acaso mi suplemento favorito tiene que saber mal para que tenga más calidad? La respuesta es que NO, siempre y cuando entiendas lo que eso significa.

La proteína de suero tiene regusto a leche con cierto amargor, siendo mucho más amarga si es hidrolizada. Lo mismo ocurre con los aminoácidos ramificados. Si tu suplemento lleva estos ingredientes y sabe perfectamente dulce, el sabor se ha tapado mediante otra serie de productos que no aportan ningún beneficio a tu rendimiento.

Pero ojo: yo tampoco me tomaría todos los días un suplemento amargo que me cueste tragar. El sabor también es importante.

El matiz es el siguiente: Mucha gente elige un suplemento sólo por su “sabor y disolución”. Sin embargo, el objetivo de un suplemento es mejorar tu rendimiento, y ni el sabor ni la disolución afectan en absoluto a tu rendimiento.

Por tanto, no elijas una espinaca sólo por su sabor. Al tomarlas, como Popeye, buscas sus efectos. Si lo que quieres es sabor, no tires tu dinero y cómprate un batido de chocolate.

Misma etiqueta, diferente calidad

Todos conoceréis una famosa empresa de supermercados española que vende multitud de productos de su marca propia.

Si habéis comprado alguna vez en ese supermercado, seguro que habréis podido comprobar como en muchas ocasiones un producto de la marca blanca es de peor calidad que el mismo producto de otra marca.

En el mundo de los suplementos por supuesto ocurre lo mismo. Pongamos como ejemplo el ingrediente que todo el mundo conoce: la proteína de suero de leche.

La calidad de proteína depende de factores como la calidad de la leche de origen o el proceso de filtrado. Y lo mismo para el resto de ingredientes.

Por tanto, aunque dos productos tengan exactamente la misma composición (o eso ponga en la etiqueta), la calidad puede ser totalmente distinta. Si a esto le añadimos lo que acabamos de ver sobre la legislación, la cosa se complica.

La realidad es que hay espinacas de diferentes calidades. A pesar de ser del mismo tipo, una espinaca ha podido ser cuidada en tierra natural, criada sin pesticidas ni productos químicos y procesada de manera artesanal. La calidad que compres es la calidad que le ofreces a tu cuerpo.

Conclusión

¡Qué lío! ¿De verdad es tan complejo el mundo de los suplementos? Lo cierto es que un poco sí, pero igual que todo en general. ¿O acaso crees que la comida o la tecnología que compras son diferentes?

Vamos a hacer un resumen sobre lo que te deberías plantear a la hora de elegir un suplemento:

  • Origen: Siempre recomendamos marcas españolas. Esto es simplemente porque en España hay más controles que en USA o ciertos países de Europa.
  • Ingredientes y dosis: Comprueba siempre que tanto los ingredientes como la dosis del suplemento son los científicamente demostrados.
  • Sabor y disolución: El objetivo numero 1 de comprar un suplemento es aumentar tu rendimiento. Si además tiene un sabor estupendo, mucho mejor, pero elegirlo sólo por el sabor y la disolución es comprar un batido o zumo a precio de oro.
  • La calidad: Aspecto muy difícil de comprobar. Uno de los indicadores es el precio. Otro indicador más ambiguo es la reputación o información que la marca te ofrezca. Videos engañosos, recomendaciones de 6 gxKg peso de proteína/día… Este tipo de cosas te pueden indicar como de creíble es la marca.

En resumen: Tanto por los efectos que vas a tener, como por tu salud y tu economía: ¡elige bien tus espinacas Popeye!

Un saludo a todos crossfiteros y ¡nos vemos en el BOX!

 

Si buscas suplementos de calidad 100% españolas puedes encontrarlos en nuestra Tienda ProAtleta.

 

ProAtleta - Nutrición para crossfiteros
La primera empresa española de nutrición exclusiva para CrossFiteros.
¿Te gusta este deporte? A nosotros nos apasiona. Por eso todos nuestros productos están diseñados especialmente para atletas que practican CrossFit ®.