Nuestro segunda entrada va dedicada a un tema muy controvertido dentro del mundo de la nutrición: las grasas.

Hace poco se publicó un estudio de Cochrane, un asociación dedicada a resumir estudios científicos sobre temas relacionados con la salud, donde revisaban el efecto que tiene reducir el consumo de grasas en las enfermedades cardiovasculares. Se basaron en el estudio “Reduced or modified dietary fat for preventing cardiovascular disease“.

Este estudio incluye un análisis de casi 50 publicaciones de años anteriores en las que se ha hecho un seguimiento a casi 30.000 personas.

A continuación os resumimos las principales conclusiones que nos ayudarán a responder a la siguiente pregunta: ¿Son las grasas realmente malas?

1) Reducción del consumo de grasas en la dieta

– Las dietas bajas en grasas  no necesariamente van acompañadas de una notable reducción de peso, IMC (indice de masa corporal), colesterol total ni LDL. Sin embargo, no varían los valores de presión arterial, HDL y triglicéridos.

– No se han encontrado evidencias de menores índices de mortalidad en enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes en dietas bajas en grasas.

2) Sustitución de grasas saturadas por grasas de otro tipo (exceptuando las trans) en la dieta

– Las dietas que sustituyen las grasas saturadas por otro tipo (a excepción de las trans) presentan una moderada reducción del colesterol total y triglicéridos. No presentan cambios en los niveles de peso, IMC, LDL y HDL.

– No hay evidencia de una reducción de la mortalidad en dietas que sustituyen grasas saturadas por otros tipos de grasas (exceptuando las trans).

– Las dietas que habitualmente sustituyen grasas saturadas por otros tipos de grasas se asocian a un mayor índice de muerte por cancer.

Estas son algunas de las conclusiones a nivel general, siendo este estudio uno de los más rigurosos realizados hasta la fecha con más de 200 pag.

Por tanto, ¿son las grasas, especialmente las saturadas, tan dañinas como siempre nos han inculcado dentro del los estandares de una dieta equilibrada?

Conclusión

Desde ProAtleta estamos a favor del consumos de grasas (a excepción de las trans), siempre y cuando sea de una forma controlada en cuanto a la proporción respecto a la ingesta diaria de calorías y a la fuente de la que provengan.

Así que, la próxima vez, no os sintáis mal si os coméis un buen plato de jamón serrano 🙂

Y recuerda, si tienes dudas sobre qué alimentos consumir para practicar CrossFit, nuestros nutricionistas puedes diseñar tus dietas para CrossFit.
ProAtleta - Nutrición para crossfiteros
La primera empresa española de nutrición exclusiva para CrossFiteros.
¿Te gusta este deporte? A nosotros nos apasiona. Por eso todos nuestros productos están diseñados especialmente para atletas que practican CrossFit ®.