Mentira, en parte al menos. Está demostrado que el CrossFit no genera más lesiones que otros deportes que puedas practicar.

Imagen generada en imgflip.com

Imagen generada en imgflip.com

Es cierto que es una disciplina en la que se realizan ejercicios con mucho peso y a alta intensidad, pero debemos recordar que eso nunca debe ir en detrimento de la técnica. Y esa es la clave, eso evitará más lesiones que tus horas de calentamiento o que cualquier prenda compresiva, o que las sesiones con el rodillo. Ojo, todo suma, pero mientras no abandones la técnica tus posibilidades de lesión disminuirán enormemente. Por lo tanto el CrossFit te va a lesionar si lo haces mal. Al igual que te quemarías cocinando si no lo haces bien.

Imagen original de John Bosma

Imagen original de John Bosma

Hoy voy a hablar desde el plano más personal, porque creo que lo que sientes cuando estás lesionado y te apasiona nuestro deporte, será igual para ti que para mí, o al menos muy parecido.

Hace unas semanas me lesioné. Fue en una carrera de obstáculos, no en el box, un esguince de grado 2 en mi tobillo que me ha tenido apartado del box durante tres semanas, 21 días que se me han hecho muy muy largos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que antes de volver a entrenar hay que poner las cosas en perspectiva. Es decir, nos encanta entrenar y pasar tiempo con nuestra comunidad, pero recuperarnos debe ser la prioridad. Y creo que la recuperación sufre varios estados: AMRAP, HSPU y WOD. Ahora os los explico.

 

AMRAP Antes Me Recupere Antes Podré

Esta sería la primera etapa. Aquí hay que ser muy consciente, nada de corazón, todo cabeza. Seguir las instrucciones de nuestro médico o fisio, tomar la medicación adecuada y seguir a nuestros compañeros por redes sociales o presencialmente para animarles pero manteniendo las distancias. Por mucho que nos cueste.

Esta etapa te dejará tiempo para pensar qué hacías mal, cómo mejorar o incluso te puede ser útil para plantearte nuevos retos.

 

HSPU

Luego pasamos a una etapa en la que las recomendaciones médicas son más livianas, hemos mejorado considerablemente pero aún estamos a un 50% o 70%. Tenemos más movilidad y empezamos a plantearnos que estar tanto tiempo parados no puede ser sano. Bienvenidos a la etapa: HSPU Hoy si puedo, up!

Estás harto de esperar, tienes una cierta movilidad, y desde luego no sientes dolor cuando usas la zona dañada con mucha precaución y mucha moderación.

En mi caso, empecé con los fondos, tanto normales como de tríceps. E incluso y con cuidado alguna dominada teniendo mucho cuidado al caer. Aquí debemos escuchar con mucha atención a nuestro cuerpo, y estar atentos  a las sensaciones que nos vaya provocando, teniendo en cuenta siempre que lo que hacemos no es para volver a entrenar antes o acelerar la recuperación. Esto es puro vicio, es algo que tenemos que sacar porque si no nos quema por dentro.

Yo aún no podía conducir, y no podía acudir a mi box. Desde luego no estaba en condiciones de entrenar con el resto de mis compañeros. Pero me hubiera gustado tener acceso al material para no perder la forma de otras zonas de mi cuerpo. También procuré usar el tiempo en focalizar en aquellos ejercicios que realizaba, en intentar hacerlos con la mejor técnica posible, incluso en los abdominales. Quiero decir que limitar algunas partes te permite centrarte en otras. Perfeccionar movimientos, estudiar errores y buscar la manera más óptima de ser más eficiente al realizarlos.

Pero en fin, todo pasa y llegas a la etapa que estabas esperando, la etapa:

 

WOD

No es exactamente lo que esperas, pero es lo más parecido. Por fin vuelves al box, saludas a los amigos  y a tu coach, le explicas lo que sucede y le pides volver a entrenar. Deseas saltar a la arena cuanto antes y ponerte mano a mano con el resto de tu comunidad. A estas alturas echas de menos el pitido del crono como si fuera la línea de salida hacia una nueva vida.

Tu coach, recuerda, no está ahí solo para hacer que lo des todo en cada WOD o para hacértelas pasar canutas (que también), está ahí porque es un profesional que sabrá adaptar cada clase y ejercicio a tu condición. Estamos hablando de un punto dentro de tu recuperación, en la que ya haces vida normal con una limitación, que implica un control para poder recuperarte por completo. Es decir estarías al 90% o 95% y no queremos bajar de ese punto por hacer las cosas mal. Más vale ir despacio, con movimientos y ejercicios adaptados que intentar algo que nos haga recaer. Estamos en la fase WOD: WILL or DIE Lo haré o muerte, (pero no recaeré, recuerda).

En mi caso personal está siendo mi coach Nat (entre su CV puedes ver que acaba de ser nombrada como la primera española en ser parte del staff de CrossFit Level 1 o “camisas rojas”) la que siempre tiene un ejercicio con el que puedo seguir el programa sin abandonar la recuperación. Es un proceso de Active Recovery o recuperación activa.

Te aviso de que tu cuerpo y tu mente te engañarán, y lo peor es que lo harán a través del ego. Seguro que podrías hacer ciertos ejercicios, puede que con menos peso o menos repes, o variando la técnica. Olvídate, el ego como bien sabes se queda en la puerta. Escucha a tu cuerpo y a tu coach, a esos son a los que debes hacer caso.

Imagen original de CrossFit Bridge Mill

Imagen original de CrossFit Bridge Mill

Y algún día, antes o después volverás a estar al 100%.

Lo notarás, ya te digo que lo notarás. Volverás a darlo todo, sin temor a nuevas recaídas porque has sabido ser paciente, porque has ido con cuidado en la temporada peligrosa para ahora poder apretar como nunca antes. Tendrás tantas ganas acumuladas que podrías pasarte el día en el box. Pero no queremos volver a la situación anterior por lo que recuerda que descansar no es una opción, sino un mandatorio y sobre todo no tengas miedo. Esto no implica ir a lo loco sino todo lo contrario, el valor es controlar el miedo. Si controlas todo lo que rodea el ejercicio te será difícil lesionarte. Presta atención a trabajar en una zona segura, con un material adecuado y la mejor técnica posible, rodeándote de profesionales que vivan el CrossFit tanto como tú y disfruta. Disfruta cada minuto por cada segundo que no pudiste.

¿Y tú, te has lesionado, o estás ahora lesionado? Cuéntanos qué se te pasa por la cabeza, qué haces, qué evitas, qué tal han ido las adaptaciones en el box. Comparte tu experiencia, todos, yo el primero aprenderemos algo nuevo seguro.

¡Nos vemos en el box!

Diego Plaza
Redactor Creativo, Crossfitter, Seriófilo, Legocreator... pero sobre todo curioso por naturaleza.