En el artículo de hoy te voy a hablar de hábitos alimentarios, de costumbres, incluso, si me permites, de formas de hacer las cosas.

Nos alimentamos siguiendo unas pautas establecidas por Organismos, Asociaciones y Científicos que se encargan de estudiar las mejores maneras de alimentarnos. Si te digo que la fruta, la verdura y los lácteos se deben tomar a diario, y que legumbres, carne, pescado y huevos se deben tomar varias veces a lo largo de la semana, no te estoy descubriendo nada nuevo. Es una combinación buena, bonita y barata. Ahora bien, hay multitud de “profesionales”, y pongo profesionales entre comillas a conciencia, que pretenden venderte una moto que en realidad no quieres comprar, pero que visten de una forma atractiva, le dan un toque de color y además te prometen que serás más alto@ y guap@ ¿Cuál es la consecuencia si aceptas? Que te olvidarás de los hábitos, costumbres y formas de hacer las cosas que están demostrados que sí funcionan, son saludables y además por regla general más económicos.

¿De qué te voy a hablar?

Hoy te voy a hablar de las dietas que prometen milagros, y MIENTEN, te lo digo ya desde el principio.

Cada poco tiempo aparece una dieta nueva que de una forma u otra siempre tiene aparejado el mismo slogan: “Pierde peso rápido y sin esfuerzo”. ¿Quién ha dicho que fuera necesario esforzarse para perder peso? Te contaré un secreto, los mismos que promueven, publicitan y se benefician económicamente del comercio de la salud. Es algo parecido a lo que ocurre con el agua del grifo: te han bombardeado con todo tipo de información sobre sus maldades, y sin embargo, es perfecta para el consumo, ¿A quién le interesa? Bien fácil, a los vendedores de agua embotellada.

¿En qué se basan las dietas milagro?

Estas dietas se basan en la imposición de restricciones calóricas muy graves (es decir, comer muchas menos calorías de las que necesitas), y por lo general conducen a deficiencias nutricionales, sobre todo en relación a vitaminas y minerales, dando lugar a cambios metabólicos que hace imposible que se puedan mantener durante un periodo de tiempo prolongado.

Además, y por si esto te parece poco, pueden llegar a ser especialmente peligrosas para tu salud si decides seguirlas.

Consecuencias de las dietas milagro

Este tipo de dietas se caracterizan por la poca cantidad de calorías que aportan, por lo que, de alguna forma, entras en un estado de semi-ayuno que tiene consecuencias visibles e invisibles. Me explico:[info]El estado de semi-ayuno hace que tu cuerpo reaccione provocando la descomposición de proteínas musculares para compensar el déficit energético.[/info]

¿Y qué ocurre si entras en esta situación metabólica? Que pierdes masa muscular y en tu cuerpo se forman cuerpos cetónicos.

La pérdida de masa muscular

Provoca la pérdida de fuerza, pero no solo eso, tus articulaciones necesitan la masa muscular que las rodea para poder funcionar al 100%, por lo que su descenso hace que las articulaciones sufran más y como consecuencia duelan.

Sin embargo, las personas que siguen este tipo de dietas asocian la pérdida de masa muscular con el éxito de la dieta, principalmente por la inmediatez: pierdo peso rápido en las primeras semanas y me siento bien. ¿Están en lo cierto? El motivo es que el tejido muscular es rico en agua. En las primeras semanas de régimen dietético se pierden cantidades importantes de agua derivadas de la destrucción de proteínas musculares, pero ¿de verdad te propones hacer una dieta para perder masa muscular?

Efecto rebote

Un problema adicional de las dietas milagro es el efecto yo-yo o efecto rebote. De forma resumida: Consiste básicamente en que se producen fluctuaciones de peso asociadas a un mayor riesgo metabólico, es decir, que tras un periodo perdiendo peso vas a volver a ganarlo. Esta tendencia a recuperar el peso va a ser mayor por el hecho de que las situaciones de semi-ayuno pueden provocar alteraciones hormonales en los mecanismos de regulación del peso corporal y del apetito. Así, de forma más o menos acentuada, se produce un aumento de la eficiencia metabólica, una mejora en los sistemas de ahorro de energía y un aumento del apetito (¡tu cuerpo se ha acostumbrado a un estado de semi-ayuno y ahora puede hasta ganar peso con él!).

Ejemplos de dietas milagro

En general, las “dietas milagro” se pueden agrupar en tres categorías principales:

Hipocalóricas y dietas desequilibradas

En este grupo incluyen la dieta de la Clínica Mayo, la dieta de la “mitad”, la Dieta Gourmet y la dieta “Zero Diet”.

Este tipo de dietas provocan un efecto rebote que se traduce en un aumento del tejido graso y una disminución masa muscular. También causan cambios en el metabolismo que permiten adaptarse a la pérdida drástica en la ingesta de energía. Siendo monotonas, estas dietas dan lugar a numerosas deficiencias de nutrientes, especialmente si se mantienen durante un período de tiempo prolongado

Las dietas disociativas

Algunos ejemplos son: La dieta disociada, la dieta Shelton, la dieta de Hollywood, la dieta Montignac, la Antidiet, etc.

Este tipo de programas dietéticos se basan en el principio de que los alimentos no contribuyen al aumento de peso en sí mismos, sólo cuando se comen combinados de una forma concreta. En las dietas disociadas no se limita la cantidad de alimentos que aportan energía, pero pretenden impedir su uso como sustratos energéticos con la disociación.

Dietas de exclusión

Se basan en la eliminación de un nutriente.

Ricas en hidratos de carbono

Excluyen los lípidos y las proteínas, como la Dieta del Dr. Prittikin o la Dieta del Doctor Haas.

Ricas en proteínas

Excluyen hidratos de carbono, como la dieta Scarsdale, la dieta del astronauta, la dieta de Hollywood y la dieta de la proteína liquida. Pueden causar sobrecarga renal y hepática.

Ricas en grasas

Como la dieta de Atkins y la Dieta Lutz, son conocidas dietas cetogénicas, y pueden resultar muy peligrosas para la salud, causando graves alteraciones en el metabolismo.

Conclusión

A modo de conclusión te diría que te pares un momento y pienses en las consecuencias, en si merece la pena y cuál es la opción más inteligente. Desde mi punto de vista no hay duda: aprende a comer, a cocinar, a disfrutar de los alimentos y valorar la importancia que tiene mantener una dieta variada y equilibrada.

Un saludo!

 

[info]Si buscas una dieta real, nuestra nutricionista puede diseñarla para ti aquí.[/info]

 

Imagen original su-lin vía Flick. Modificada por ProAtleta Nutrición ®.

Diego Amores
Escribo sobre salud,nutrición,deporte, CrossFit y ¡más!
Colaboro con Fundación Vitakid como nutricionista y enseño en @UCAM.Como, bebo, disfruto ¡vivo!