A menudo la época navideña se ve como uno de los momentos más difíciles para seguir un estilo de vida saludable, constantemente tentados por dulces y comida en abundancia. Para todo tipo de atletas, seguir una dieta saludable se puede convertir en un equilibrio difícil de lograr durante estas semanas.

En el artículo de hoy voy a compartir contigo algunos trucos que te permitirán poder mantener un rendimiento óptimo durante las vacaciones y terminar la época navideña sin sufrir los estragos de grandes comilonas y apetecibles dulces que preparan madres, padres, abuelos y abuelas… Sí, estás pensando en mantecados, turrones y demás placeres navideños ¿verdad?, pues a eso me refiero. Comenzamos.

No os permitáis el lujo de acudir a una celebración con hambre

Cuando acudimos a las celebraciones navideñas que como ya estarás notando comienzan semanas antes, te ves tentado por sabrosos manjares que se salen de tus pautas, ritmos y hábitos alimentarios, la combinación suele ser fatídica: comes más y más rápido.

Por eso, no está de más tomar a media mañana o a media tarde un tentempíé saludable como un sándwich de pollo, un bol de cereales con leche, un batido a base de proteínas, un huevo escalfado sobre una rebanada de pan tostado, un plato de sopa, etc., algo que reduzca la tentación de caer en la trampa de comer más de lo que normalmente harías, a veces es simplemente cuestión de inercia, pero tan solo necesitamos pararnos y pensarlo, no es necesario comer en abundancia para disfrutar de los platos navideños.

Elige primero los alimentos saludables.

Para evitar que el plato rebose de alimentos grasos como embutidos ibéricos, salsas, cremas, carnes grasas y dulces con extra de azúcar, llena tu plato con alimentos saludables como verduras al vapor, carnes magras y patatas cocidas. A la hora del postre siempre puedes elegir fruta o macedonia de frutas antes de que llegue la bandeja navideña repleta de dulces y más dulces.

No descuides el tamaño de las raciones

La investigación ha demostrado como a medida que aumenta el tamaño de la vajilla aumenta de forma paralela la cantidad de alimento que ingerimos. Por esto, la primera recomendación que te voy a dar para controlar el tamaño de las porciones es que elijas un plato más pequeño. Otra más, olvida esta frase “dejar el plato con comida es de mala educación”.

Nos han inculcado que dejar parte de nuestra comida en el plato puede resultar de mala educación para el anfitrión, nada más allá de la realidad, trata de poner en tu plato raciones pequeñas, ahora bien, si la cantidad de comida es excesiva, no te preocupes en dejar un poco en el plato.

Come varias veces al día

Te lo aseguro, la mejor forma de evitar atracones es dosificar el día. Me explico, imagina que es día de entreno, uno de esos sábados de navidades donde surgen comidas familiares, con amigos o con los compañeros de trabajo, te levantas temprano acudes al BOX y ¡¡gran entreno!!

Nuestra cabeza puede pensar: no voy a almorzar mucho, quizás una pieza de fruta, porque luego voy de comida y claro…va a haber de todo en abundancia ¡¡error!! Es el momento de preparar un plato de pasta, una carne con verduras o un arroz salteado con atún y salsa de soja. Así nos enfrentaremos a la comida relajada y tranquila, evitando llegar a ese momento hambriento y con ganas de comer sin control.

¿Y las calorías de las bebidas?

El mejor consejo que te puedo dar, seas o no un deportista de elite, es que no bebas demasiado, por salud, por seguridad y por coherencia con los hábitos saludables que defendemos en nuestro día a día.

Pero como es inevitable consumir alcohol, te diré que elijas vino, que evites tomarlo con el estomago vacío y que trates de beber agua entre comidas. Y esta última recomendación no tiene nada que ver con detoxificar el cuerpo, ni purgar, ni eliminar malos espíritus, es simplemente porque el alcohol produce deshidratación y si nos enfrentamos a los WODs con cierta deshidratación nuestro rendimiento bajará de forma considerable.

En conclusión,

Seamos realistas, la comida es cultura, nos relacionamos con la gente que queremos alrededor de la mesa, reímos, disfrutamos, nos contamos penas y alegrías y sinceramente, merece la pena. No se trata de comer más o menos, se trata más bien de disfrutar, sabiendo que el BOX, los hábitos saludables y esos WODs que nos ayudan a mejorar no es algo impostado, es algo que forma parte de nuestro día a día. Por eso te digo, disfruta de cada bocado, de cada instante con la familia y amigos y no dudes en volver al BOX durante las navidades.

Un saludo y felices fiestas!

 Imagen original FLORENTIN Marius vía Flick. Modificada por ProAtleta Nutrición ®.
Diego Amores
Escribo sobre salud,nutrición,deporte, CrossFit y ¡más!
Colaboro con Fundación Vitakid como nutricionista y enseño en @UCAM.Como, bebo, disfruto ¡vivo!