Una vez vi una foto definiendo nuestro deporte que rezaba:

Foto original de diegomdx

Foto original de diegomdx

Lo primero cuesta conseguirlo, lo segundo viene solo.

¿Te has parado a pensar cuántas veces al día te miras las manos? Además de ahora mismo 😉 varias, seguro.

Cuando te las miras puedes sentir una mezcla de orgullo y dolor contenido en esas pequeñas protuberancias en la base de tus dedos. Huellas de un sufrido Wod, cicatrices de un AMRAP de dominadas o simplemente callos como le gusta llamarlos a tu madre.

Al principio los miras extrañado –seguro que con el tiempo desaparecen– te dices. Con el tiempo sabes que no solo no van a desaparecer sino que van a estar muy presentes en tu día a día y es cuando empiezas a preocuparte. No es solo una cuestión de estética, pese a que recibirás todo tipo de comentarios de pareja, amigos y familiares. Sino que sabes que un mal tratamiento sobre ellos hará que tus futuros WOD’s los realices en peores condiciones o incluso que no los puedas terminar. Cosa que duele más que cualquier callo.

Para esto solo existe una receta de 3 simples pasos: Prevención, adaptación y tratamiento.

Prevención

Cuida tus manos, un 95% de los ejercicios que realices en el box te exigirán su uso. Mantenlas limpias e hidratadas, este consejo puede parecer obvio, pero por lo normal no les prestamos la suficiente atención hasta que nos surge algún problema. Una mano seca se rasgará antes que una bien hidratada.

Otra forma de prevenir los callos es prepararnos para el trabajo. Realiza ejercicios que fortalezcan tu agarre, esto te dejará una mano fuerte y curtida que ralentizará la aparición de posibles callos.

Algunos ejercicios sencillos serían el paseo del granjero o las dominadas usando un par de toallas. Colgamos dos toallas de una barra de dominadas y las cogemos por la parte que cuelga. Esto nos obligará a usar la zona del pulgar, que normalmente está olvidada durante el agarre normal en las dominadas. También puedes coger los discos usando manos como si fueran pinzas.

Adaptación

Ya estamos metidos en harina. Has entrado al box miras la pizarra y piensas: – mañana no podré acariciar a mi perro sin que salga huyendo-

Hablando de harina, el magnesio hay que usarlo con cabeza. En su justa medida hará de tu agarre algo más seco absorbiendo la humedad y te será de ayuda. En exceso puede provocar un efecto contrario pues te resecará en exceso haciendo que la fricción entre tu mano y el metal sea demasiada y empeorar su actuación. Recuerda no estás amasando pan. Menos es más.

A la hora de protegernos frente a un WOD tenemos diferentes opciones. Después del magnesio y empezando por las naturales:

Cambia el agarre

La forma en que te enfrentes a la barra, ya sea la de dominadas, la de halterofilia o el asa de la kettel puede marcar la diferencia. Intenta realizar un agarre justo bajo el final de los dedos, dejando libre la mayor parte de la palma.

Foto original de diegomdx

Foto original de diegomdx

Otra buena idea, en el caso de las dominadas, es cuando realices la subida soltarte durante unos instantes antes de caer, esos ínfimos segundos serán un descanso para tu piel y te permitirá aumentar el número de repeticiones.

Guantes y calleras

No vas a ser menos crossfitter por usar guantes. Que te quede claro, es material y está ahí para ser usado. Además, en según que WOD’s serán más que recomendables si quieres volver a entrenar esa semana.

Los tienes de diferentes marcas, calidades y precios. Busca unos que se adecuen a tus necesidades y que sean de tu talla. Este punto es importante, cuanta más arruga genere la palma más probabilidad hay de que te salgan callos.

Luego tienes calleras, igualmente variadas. La opción de usar una cosa u otra depende de ti y de tus gustos a la hora de entrenar.

Y por último un remedio home-made. Crearte tus propias calleras con esparadrapo. En internet existen varios videos donde explican cómo hacerlas. Puede resultar complejo al principio pero os aseguro que con la práctica las tendréis listas en lo que habláis con los compañeros sobre como afrontar el WOD. Además vienen bien cuando el ansia por entrenar supera al dolor. Es decir se pueden usar con la mano rota, aunque lo suyo es recuperarse lo máximo posible.

Tratamiento

Llegas a casa y la que tienes liada en las manos parece una carnicería. No problem, nos ha pasado a todos y nos volverá a pasar. Lo que hay que hacer es ser un poquito cuidadoso y riguroso. Lo primero de todo lávate bien las manos. Un callo roto es una fuente de infección.

Foto original de Tyson Cecka

Foto original de Tyson Cecka

Luego si se ha levantado recorta esa parte. Si sigue entero después de la ducha o tras humedecer la mano ligeramente aplica algo de fricción con un pelacallos o una piedra pómez.

Una vez limpia aplicamos una pomada antibiótica con efecto cicatrizante como por ejemplo Blastoestimulina y podemos tapar con una gasa o dejar al aire. Pero en todos estos pasos lo importante es la constancia, no dejarlo pues es la única manera de tener unas manos que nos permitan darlo todo en el box.

Y esto es todo, si esperabas una receta has dado con el crossfitter equivocado. ¡Lo que si puedes es contarnos tu opinión, trucos o vivencias!

Imagen original de Drew Stephens.

Diego Plaza
Redactor Creativo, Crossfitter, Seriófilo, Legocreator... pero sobre todo curioso por naturaleza.