Los que practicamos este deporte sabemos que realmente es diferente. Nos hace sentir cosas diferentes.

Son muchos los motivos por los que lo practicamos, pero todos los crossfiteros siempre tenemos un objetivo: mejorar.

Sentirnos estancados es algo que queremos evitar a toda costa.

Como hemos comentado muchas veces, al principio el entrenamiento funcional tiene unos resultados tan evidentes que hace que nos sorprendamos.

Sin embargo pasados los primeros meses puede que te cueste más seguir avanzando.

Hoy te traemos un artículo sencillo y directo.

Compartimos contigo 5 hábitos que multiplicarán tu rendimiento. Sólo tienes que ponerlos en práctica y poco a poco vas a notar como influyen decisivamente en la mejora de tu forma física.

1. Cambia el “no puedo” por “lo voy a intentar”

Quien diga “no puedo” en un WOD debería hacer automáticamente 10 burpees.

Está claro que si intentas hacer un muscle-up por primera vez y llevas poco tiempo entrenando no vas a poder, pero lo vas a intentar.

Se trata de un sencillo cambio en tu vocabulario que va a cambiar tu manera de afrontar los entrenamientos.

Hemos visto gente con miedo a hacer el pino que terminan andando con las manos por todo el BOX.

¿Saltos dobles? Algunos tardan 2-3 meses, otros 1 año; pero todo el que realmente quiera aprenderá a hacerlos.

Nunca empieces un ejercicio con un NO. Inténtalo siempre. Cada día que lo hagas vas a estar un poco más cerca.

2. Obsesiónate con la técnica

Hace poco tuvimos una conversación con un coach donde hablamos largo y tendido sobre la técnica de los ejercicios, especialmente los relacionados con la halterofilia.

Es por eso que tenemos que recalcar mucho este punto.

Si bien antes hablamos de que lo deberías “intentar”, ahora vamos un poco más allá y te recomendamos que te obsesiones con tener la técnica perfecta.

¿Motivos? Principalmente 2: menos riesgo de lesión (tanto a corto como a largo plazo) y mayor aprovechamiento del movimiento (lo que implica que puedas aumentar de peso).

La técnica está estudiada. Tiene un motivo. Su objetivo es cuidar tu cuerpo al hacer un ejercicio e indicarte la forma más eficiente de hacerlo.

Todas las semanas deberías estar ensayando la técnica de los ejercicios más complejos.

El cambio que notarás al enfrentarte a un WOD será sorprendente.

3. Cuida al máximo tu descanso

Salir con los amigos, beber, trasnochar, o simplemente ver la televisión hasta altas horas de la madrugada; son hábitos que van en contra del rendimiento deportivo.

Cualquier motivo que haga que descanses poco o mal va en contra de tu rendimiento.

Si no puedes evitarlo, ya sea por asuntos de trabajo o familia, no queda otra opción que convivir con ello. Sabemos que dormir 8 horas es realmente complicado en los tiempos que corren (alguno dirán que es complicado dormir acaso 6…).

Sin embargo todas las actividades que te quiten tiempo de descanso son contrarias a que sigas progresando.

¡OJO! La grandísima mayoría de los crossfiteros no somos atletas profesionales. Cada uno tiene sus preferencias personales y por supuesto ahí no vamos a entrar.

Pero debes saber que un peor descanso afecta a tu rendimiento.

Esto no quiere decir que no puedas salir a divertirte con tus amigos o a beberte una cerveza con el vecino, ¿estamos locos? Pero se consciente que los excesos van a afectar a tu rendimiento.

Si en algún momento te planteas seriamente llegar al siguiente nivel, debes tener esto en cuenta.

4. Compañeros sí, pero de entrenamiento

La comunidad crossfitera es una realidad. Por lo menos para nosotros lo es porque así lo vivimos.

Un BOX es mucho más que un sitio donde ir a hacer deporte. Hablamos de compañerismo e incluso amistad.

Formas un equipo con tus compañeros.

Sin embargo eso se puede volver en contra de tu rendimiento si no sabes gestionarlo.

Al menos durante el tiempo que dura el WOD céntrate en tu entrenamiento. Durante ese periodo intentar ser un compañero de entrenamiento.

No caigas en errores como:

  • No calentar o estirar bien por estar desconcentrado.
  • No elegir bien peso por intentar ir al nivel de tu compañero.
  • Saltarte repeticiones u olvidar la técnica por “picarte” con tu compañero.
  • Hacer que un entrenamiento se retrase por falta de atención.

Especialmente por ti, pero también por el resto de atletas, debes intentar estar concentrado durante el entrenamiento.

Mantener la concentración, entrenar duro y ser honesto también crea comunidad.

5. Cuida tu alimentación

No podíamos terminar sin hablar de alimentación.

En este artículo hablamos de hábitos, así que no lo plantearemos como algo temporal, sino con la intención de que crees una cotumbre.

La clave está en adaptar tus hábitos alimenticios, de manera que comer de forma saludable se convierta en tu forma de comer.

Y una manera de conseguirlo es mientras compras tu comida.

Cuando vayas al supermercado, tómatelo como una parte de tu entrenamiento. Ahí es donde empieza el cambio.

La alimentación es absolutamente clave en tu rendimiento. Es uno de los pilares básicos, el cual mucha gente da de lado y provoca que no siga avanzando.

Aun así, si no te parece tan importante seguir progresando, recuerda que cuidar tu alimentación también va a influir en tu salud.

¿Estar sano tampoco merece la pena?

 

 

Con este artículo hemos querido ser directos. Hablamos de cosas muy sencillas para poner en práctica pero que ofrecen unos resultados increibles.

Los crossfiteros que ya tengan un nivel de forma más consolidado conocen perfectamente estos hábitos y los aplican constantemente.

Un hábito se adquiere con la práctica, así que si quieres llegar a su nivel puedes empezar a hacerlo desde hoy mismo.

Demuéstrate a ti mismo hasta donde puedes llegar.

Un saludo a todos y ¡nos vemos en el BOX!

ProAtleta - Nutrición para crossfiteros
La primera empresa española de nutrición exclusiva para CrossFiteros.
¿Te gusta este deporte? A nosotros nos apasiona. Por eso todos nuestros productos están diseñados especialmente para atletas que practican CrossFit ®.